lunes, 13 de octubre de 2008

Indígenas Maya de Guatemala, hartos de promesas políticas.


Según Amílcar Pop, presidente de la Asociación de Abogados Indígenas, “poner la canción del rey quiché y la bandera de los cuatro pueblos no cambia la realida, sino parece que para otro tipo de decisiones importantes no hay voluntad”. “A 10 meses de gobierno no ha habido una decisión importante, solo folclorismo”, enfatizó.
Pop reconoce que ha sido consultado como abogado indígena por funcionarios de la UNE para asesorarlos en temas específicos, pero parece que no hay interés en la bancada mayoritaria en aprobar las leyes acerca de los pueblos indígenas. “Se han priorizado otros temas, y las instituciones consideradas indígenas, que ya existían en las otras administraciones, no han sido fortalecidas, pues no tienen presupuesto ni apoyos técnico y político”, añadió.
Domingo Hernández Ixcoy, parte de la coordinadora Waqib´Kej, aseguró que “lo que ha hecho el gobierno hasta ahora es culturizar las demandas de los pueblos indígenas, debido a que permite que usemos nuestra vestimenta, que hablemos nuestro idioma o que hagamos nuestras ceremonias, pero no nos incluyen en el gabinete para decidir el presupuesto o la política internacional”.
Sobre las ayudas económicas y la priorización de los 45 municipios más pobres del país —medida anunciada en beneficio de los indígenas—, Domingo cree que se corre el riesgo de que se genere una opinión desfavorable hacia los pueblos indígenas, “pues parece que viviéramos de lo que da el gobierno, y lo que nosotros necesitamos es que nos paguen un salario justo y poder vivir de nuestro trabajo, algo que sigue sin suceder”.
Hernández aseguró que los pueblos indígenas tienen demandas propias, pero que éstas incluyen toda la sociedad guatemalteca, pues la pobreza no es patrimonio exclusivo de los indígenas.