sábado, 21 de junio de 2008

Desarrollan matemáticos y antropólogos un ajedrez maya


Matemáticos y Antropólogos diseñaron un juego didáctico de mesa denominado ajedrez maya con la finalidad de estimular las habilidades cognitivas de los niños mexicanos. A diferencia del ajedrez tradicional, tiene 3 dimensiones, por lo cual el jugador debe tener la capacidad para manipular espacios geométricos.

“Mientras que el otro se basa en elementos de conteo, este se basa en cuestiones geométricas totalmente y en cuestiones de simetría”, comentó Felipe López Sánchez, de la Sociedad Epistémica de México.

“He desarrollado algunas habilidades que antes no sabía. -¿Por ejemplo qué habilidades?- En matemáticas, no irme a una respuesta, sino buscar otras”, dijo Gabriel Ayala, jugador.

Este juego es una adaptación simbólica de aspectos de la cosmogonía maya y particularmente el juego de pelota. Tiene un tablero romboide, y diez piezas que simbolizan las eras de los 5 soles y el ganador debe buscar llegar al Templo de la Luna o realizar un k´atun o un ciclo de 400 años.

“Tenemos 5 piezas, 5 de cada lado, esas 5 piezas no es casual que sean 5 piezas sino que es la leyenda de los 5 soles representada ahí, dentro de la leyenda de los 5 soles hay 4 que se mueven dentro de un cierto plano y un quinto que se mueve en un plano totalmente distinto que los otros, perpendicular, al plano del movimiento de los otros, en este caso tenemos una pieza que es líder que es que da razón de ser al juego”, explicó López Sánchez.

En la zona metropolitana existen 5 clubes donde se puede aprender a jugar ajedrez maya. Con la práctica constante es posible que el jugador desarrolle inteligencia espacial y lógico matemática; así como memoria a largo plazo, estratégica y planeación.

“La capacidad de resolver problemas y eso es algo muy importante porque en la medida que vamos jugando y que se van planteando problemas y que él va resolviendo haciendo creaciones, vamos viendo que hay cada vez un avance”, concluyó Abraham Vázquez, instructor de ajedrez maya.

“Las distancias no representan lejanía, solo el olvido hace el espacio vacío” (Abel Desestress)