viernes, 27 de junio de 2008

Izapa


27 de junio de 2008
Yvon Norbert

Cuernavaca, Morelos.- Izapa es una antigua ciudad de origen Maya-Olmeca de enlace para estas dos grandes civilizaciones, y de filiación mixe-zoque. Está situada en el sur de Chiapas, al norte de la capital, Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala. Se trata de un centro ceremonial civil y religioso de la llanura del Pacífico, fundado alrededor del año 1500 a.C. En la zona arqueológica donde la extensión del sitio aún no ha sido explorada en su totalidad, se puede apreciar la belleza de sus construcciones, pero lo más intrigante y misterioso es una de las estelas donde la fecha 2012 pronostica el fin del mundo o de un mundo.

Llamada cultura izapeña -Izapa significa el "lugar de las aguas frías"-, la ciudad fue descubierta por el pastor presbiteriano José Coffin, en la década de los 40´s, cuando predicaba su religión en la región, por lo que dio a conocer su existencia públicamente y difundió la noticia. Fue hasta los años 70 que el mundo internacional de la arqueología se interesó en la zona para estudiar e investigar sus edificios y, sobre todo, sus peculiares estelas y esculturas que sustentaron templos antiguamente.

En la actualidad los vestigios de este importante sitio aparecen como montículos de tierra y plataformas de cantos rodados. Las estructuras que rodean plazas, sustentaron antiguamente templos, en muchas de las cuales se encuentran estelas de piedra labradas y sin labrar, además de altares y otros monumentos pétreos. Entre esos últimos, se encuentran esferas de piedra sobre columnas, posibles representaciones solares. Sobre una superficie de más de tres kilómetros cuadrados, la metrópoli se compone de aproximadamente 160 edificios ente pirámides y plataformas de cantos rodados, dispuestas alrededor de varias plazas.

Falta todavía mucho por explorar y el lugar no cuenta con la difusión que beneficia a otros sitios como Palenque, Uxmal o el Tajín. Generalmente la historia pone énfasis de la cultura maya partiendo desde estas grandes ciudades del periodo clásico, del inicio de nuestra era. Sin embargo, por ser una ciudad de una civilización anterior al periodo clásico prehispánico, su importancia es primordial para el estudio del mundo Maya.

En primer lugar, es una de las ciudades más antiguas de Mesoamérica, pues tal vez es de la época de transición entre las culturas Olmeca, del Golfo de México y Maya, del interior de las tierras. Además, es considerada una del inicio del sistema de ciudades-estado de la región. Por su situación en un clima húmedo y tierras fértiles se desarrolló el cultivo del cacao, que constituía la moneda de intercambio para el comercio de las mayorías de las poblaciones, como la importación de obsidiana.

A parte de la aritmética y la astronomía, el sincretismo entre olmecas y mayas se refleja en el arte, tanto en arquitectura como en escultura, en unos 160 edificios, entre pirámides y plataformas de hasta 20 m de altura, y unos 252 monumentos de piedras, la mayoría esculpidas, y 89 estelas con jeroglíficos grabadas con escenas religiosas. La más notable es la número 5, llamada "El árbol de la vida", de 2 metros de altura y de varias toneladas de peso, que representa en jeroglíficos la creación del universo por un ente y su relación con la tierra, el aire, el fuego y el agua. Eso explica por qué los mormones la tomaron como símbolo de su religión, la veneran y efectúan numerosas peregrinaciones, al instar de la Basílica de Guadalupe en el D.F. para los católicos, y ciertas creencias las consideran tan primordiales como la piedra de los Diez mandamientos. En otras estelas se pueden apreciar figuras de animales sagrados, decapitaciones rituales de los jugadores de pelota o escenas del Popol Vuh, la Biblia maya.

Por su organización, su avance económico, su tecnología y su estética artística, fue sin duda una sociedad muy avanzada, capaz de crear el sistema del calendario maya, uno de los más precisos y sofisticados del continente. Ese sistema se compone de tres cuentas, diferentes maneras de establecer los días del año: el año lunar o Tzolkin de 260 días; el año vago o Haab, de 365 días, de 18 meses con 5 días neutros; y finalmente, la denominada "cuenta larga" especificada en la estela 11 de Izapa. Ella establece una cuenta sobre un periodo muy extenso, desde el año 3114 antes de Cristo hasta el ¡21 de diciembre de 2012¡, fechas de dos acontecimientos importantes solares. Ese fenómeno ocurre cada cinco mil 125 años.

Como los científicos pronostican varios eventos astronómicos durante 2012 con la alineación en el solsticio de invierno con la alineación galáctica del sol con el "centro negro" de la Vía Láctea, las especulaciones sobre interpretaciones catastróficas se juntan con las profecías apocalípticas populares anunciadas para estas fechas. Ese acontecimiento convierte la leyenda milenaria del inicio de la cultura maya en un tema de actualidad, donde lo terrestre y lo cósmico van a estar en línea recta. En poco tiempo comprobaremos los hechos, esperando sean benéficos para la humanidad. De cualquier forma, es un buen pretexto para hacer una visita a las turísticas tierras chiapanecas.