lunes, 18 de agosto de 2008

Encuentran la puerta de entrada del "inframundo maya"

Arqueólogos mexicanos encontraron en la suroriental península del Yucatán un total de 14 sitios subterráneos instalados en cuevas y depósitos de agua de manantial relacionados con el culto a la muerte y pertenecientes a los antiguos mayas.

El arqueólogo Guillermo de Anda, que dirige los trabajos de investigación, dijo que los sitios contienen una serie de elementos rituales que claramente los vinculan con las ceremonias que efectuaban los mayas para ingresar al inframundo o Xibalbá. "Para entrar al inframundo maya, Xibalbá, había que recorrer un tortuoso camino, al final del cual se hallaba, según el Popol Vuh (el libro sagrado maya) un cuerpo acuoso con casas, donde debían superarse duras pruebas", señala el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que patrocina los trabajos junto con la Universidad estatal de Yucatán.

"Dentro de una cueva se ha podido localizar un sacbé o calzada de casi 100 metros de largo que está bien cimentado y su sistema constructivo es similar, por ejemplo, al de las calzadas de la zona arqueológica Chichén Itzá. Se trata, por sus dimensiones, del primer sacbé subterráneo", relató De Anda.

El arqueólogo señaló también que lo encontrado son "construcciones muy elaboradas considerando que se ubican en lugares cuyo acceso es muy difícil, hablamos en ciertos casos de tiros de 30 o 40 metros".