jueves, 15 de mayo de 2008

Conexión interior, el secreto Maya


Redacción local
El Diario del Otún
El conocimiento de sí mismo se convierte en la principal herramienta que entrega el calendario Maya para desarrollar cada una de las potencialidades y dones que poseen los seres humanos.

Así lo afirmó Ofelia Rey Rey, experta en la lectura de este calendario, quien se encuentra en la ciudad de Pereira a fin de asesorar a quienes se encuentren interesados en la búsqueda de las respuestas interiores a través de la sincronización con el Calendario Maya.

“Mi trabajo radica en conectar a las personas con un conocimiento de sí mismos, pues esta no es una teoría que simplemente se archiva y queda guardada en un cajón, pues al adquirir este conocimiento queda como una fórmula que se puede usar todos los días”, insistió Rey Rey.

Agregó que “La lectura de su propio yo le brinda herramientas necesarias para enfrentarse al día a día de manera muy práctica pues permite conectarse con su placer personal, y encontrar el equilibrio de acuerdo con el desarrollo de sus propios dones ”.

Un sincronizador
Según lo precisó esta experta, la tierra, al igual que los animales, las plantas, y todos los astros, sigue ciclos en los que hace distintos movimientos, pasa por distintos lugares, hace diferentes cosas, se relaciona con otros de su misma especie de otra manera.

Hay ciclos que son muy fáciles de detectar por lo cortos, se repiten y uno los percibe. Y hay otros que, por lo largos, se demoran mucho o no se llegan a ver ya que la vez anterior ocurrieron hace tanto tiempo que no hay un registro histórico que nos indique cuándo.

Puntualizó que así como la Tierra pasa por ciclos, también nosotros lo hacemos. Pasamos por diferentes ciclos por los que pasa el planeta. Dependiendo de en qué ciclos estemos, se nos hará más fácil o difícil lo que está pasando en la Tierra.

Cambios de ciclos
Advirtió que para nuestro planeta en este momento están coincidiendo dos ciclos muy importantes: uno dura 13 años, y está terminando recién su segundo año. Y el otro dura 26 mil años, y termina en 2012, el llamado Ciclo del Día Galáctico. Esto quiere decir que estamos siendo testigos de un momento trascendental: el cambio de día.

“Estamos en el momento más oscuro de la noche, justo antes de que despunte el nuevo día. Es un momento de máxima polarización antes de lleve la luz del amanecer.

Inicio
Rey explicó que el ciclo de 13 años comenzó el 26 de julio del 2006 y es un ciclo de purificación emocional. El trabajo de la Tierra, y el nuestro como parte de ella, es purificar el cuerpo emocional, limpiar las emociones. Todo lo guardado sin resolver se presenta en estos momentos para ser revisado, aclarado y solucionado siempre y cuando exista el equilibrio.

Dentro de este ciclo, la Tierra hará diferentes trabajos para llegar a su objetivo. Estamos en el final del segundo año de purificación emocional, año signado por los desafíos en todos los aspectos: instituciones en crisis, religiones en crisis. Dichas crisis nos conectaron y nos siguen conectando cada vez más fuertemente con un paso absolutamente necesario para que la Tierra y nosotros evolucionemos: la cooperación. Esto se puso de manifiesto ante una catástrofe natural, por ejemplo, o un accidente de grandes dimensiones, o un atentado, y el mundo responde uniendo sus fuerzas para socorrer a las personas afectadas.

Finalmente esta argentina experta en el Calendario Maya precisó que como personas deberíamos encarar como el verdadero desafío un desarrollo más igualitario en condiciones esenciales de vida para todos.

Puntualizó que para los Mayas el año comienza el 26 de julio, con Sirio ascendiendo junto al Sol, esa es la señal astronómica, y el próximo, la Tierra entrará en un año tormenta azul que significan transformación.