domingo, 4 de mayo de 2008

Saqueadores se llevan objetos mayas prehispánicos en sureste de México


MERIDA, México (AFP) — Saqueadores de objetos prehispánicos se llevaron vasijas y esqueletos de antiguos mayas de al menos tres cenotes (depósito de agua manantial) ubicados a 45 km de la ciudad mexicana de Mérida, capital del estado de Yucatán (sureste), denunció un arquéologo de la zona.

El arqueólogo Sergio Grosjean dijo a la AFP que han desaparecido 10 de los 16 cráneos y un esqueleto descubiertos en las profundidades de uno de estos cenotes hace 7 años durante unos trabajos que realizaron en el área especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

"No sólo se han llevado los cráneos, también han realizado prospecciones subacuáticas en otros y se han llevado objetos de la época prehispánica, así como excavaciones en antiguas haciendas henequeneras", señaló Grosjean, quien además es guía turístico en esa zona y, dijo, realizó comprobaciones directas.

La delegación local del INAH no respondió a las consultas que intentó realizar la AFP sobre el tema.

Los cenotes son formaciones subterráneas únicas en el mundo, originadas por el impacto de un meteorito hace 65 millones de años que supuestamente acabó con los dinosaurios, todos los grandes mamíferos y, además, con el 80% de todo tipo de vida en el planeta.

En sus profundidades corren ríos subterráneos que afloran en un espejo de agua.

Según el actual censo oficial, existen más de tres mil cenotes, la casi totalidad ubicados en la periferia de lo que se conoce como "cráter de Chicxulub", el que dejara el meteoro al impactar con la tierra con epicentro en un poblado de pescadores del mismo nombre en la costa norte de la Península de Yucatán.

En la década de los 90, el INAH exploró muchos de ellos y en la zona arqueológica de Uxmal encontró decenas de esqueletos debajo de las aguas de esos espejos en lo profundo de estas cavernas. Algunos fueron sacados, otros se quedaron, pero en reiteradas ocasiones el INAH ha insistido en su falta de presupuesto para cuidar este patrimonio precolombino.

En el caso de las zonas arqueológicas hay censados 3.500 sitios con evidencias prehispánicas, pero sólo 16 se han reconstruido, vigilado y la mitad abierta al público.

En el caso del robo de cráneos, los cenotes saqueados se ubican cerca de Homún, una población de unos 20,000 habitantes, en donde uno de sus residentes, Elmer Echeverría, dijo que también han saqueado la antigua ex hacienda henequenera "Canún", muy cerca del lugar, de donde supuestamente se llevaron monedas de oro luego de escarbar con ayuda de equipo detector de metales.

"Hace algunos meses se encontró una moneda aparentemente de oro. Corrió la voz, pero no se supo más, ahora nos damos cuenta que hay una parte de la ex hacienda llena de huecos, algunos de hasta 2 metros de profundidad y se habla que unas personas llegaron a 'trabajar' allá", afirmó Echeverría.

"No hay vigilancia en los cenotes, cualquiera puede entrar, por aquí hay docenas de ellos unos más peligrosos que otros y no es raro encontrar alguna vasija en ellos y por sus características sabemos que son de nuestros antepasados", agregó.